Repetición, variación y contraste - Tori
16629
post-template-default,single,single-post,postid-16629,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Repetición, variación y contraste

“Repetición, variación y contraste… repetición, variación y contraste… repetición variación y contraste… “ Uno de mis maestros de música, en sus muy particulares y emocionantes clases, lo decía constantemente.

No hace mucha falta indagar en la teoría, el concepto ya es bastante claro. Son tres palabras sencillas que describen una clase de fórmula que se desplaza a otros campos del arte y todo lo relacionado con el estímulo de los sentidos.

Repetición, variación y contraste. Independientemente de otros factores que hacen que la música sea trascendental, lo mas probable es que si analizamos los tracks que nos mueven, encontraremos estos tres elementos que fueron utilizados ya sea de manera consiente, inconsciente o natural.

Mi trabajo es ayudar a la persona a establecer la comunicación con su propia anatomía y la música es definitivamente una forma de llegar a ella.

El poder no solo viene del ritmo, armonía y melodía sino también de la vibración generada y que podemos, increíblemente, percibir, escuchar y absorber con el cuerpo.

No tengo nada en contra las selecciones de putumayo, los playlists de new age o la música catalogada para yoga y meditación… simplemente me caga :). – Pero es música con repetición, variación y contraste!! Si, sin duda, pero en lo personal no me transmite nada.

A ver, existe tanta música tan fantástica que no veo porque poner la misma selección en cada sesión. No tenemos porque condicionarnos a un consumo dirigido y catalogado.

Por otro lado, considero mas agradable buscar siempre tener una experiencia diferente. Y realmente podemos darnos el lujo de experimentar otros estímulos, pues existe una interminable cantidad de música producida con honestidad, calidad y capaz de

sanar. Incluso la música clásica, sin ser mi especialidad, es bastante interesante cuando se experimenta con un buen masaje.

Dentro de álbumes como New Energy de Four Tet o Loop finding jazz records de Jan Jelinek, podemos encontrar varios tracks realmente exquisitos para recibir, y en mi caso, dar un masaje de cannabis. En donde recuerdo, utilizo y compruebo con mis manos la efectividad de lo que decía mi maestro: “repetición, variación y contraste”.