Los ruiditos de fondo - Tori
16624
post-template-default,single,single-post,postid-16624,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Los ruiditos de fondo

Para nosotros los de los 80’s y 90’s, cuando las neveras hacían ruido, se podía experimentar un efecto particular: hasta que el motor (o cualquier otra cosa que estuviese activa) no dejaba de sonar, no nos dábamos cuenta de que había estado molestándonos durante tanto tiempo. El alivio que provocaba este nuevo silencio venía de una tensión desconocida, hasta ese momento.

El cerebro había decidido ignorar este ruido constante y molesto por completo, para enfocar su atención en otros sonidos. Igualmente nunca dejó de ser molesto.

Y que tiene que ver esto con el masaje cannabico!?

Tu cuerpo, nuestros cuerpos, el cuerpo… también guarda sus “ruiditos de fondo” y el efecto de la nevera se repite, pero en este caso, es el dolor que tienes cada día en el cuello y no te has dado cuenta porque, bueno… tienes un motor en el culo (o cualquier otra cosa que esté activa) y tienes demasiadas cosas que hacer.

Hasta que alguien te pone una mano te percatas de lo molesto que ha sido el dolor durante tanto tiempo (la tensión desconocida) y de la falta que te hacía silenciar ese dolor; o volviendo al ejemplo ochentero/noventero… de cambiar esa puta nevera.

El masaje te comunica con tu anatomía y restablece tu consciencia en ella.

Elimina tus ruiditos de fondo!

Ojo: no me dedico a cambiar neveras.